Sunday, February 12, 2012

HACIA UNA EDUCACIÓN DE CALIDAD – Parte I

Entre lo cualitativo y lo cuantitativo

Por: Félix Miranda Quesada (*)

El anuncio hecho por el Ministerio de Educación Pública de Costa Rica (MEP) acerca del Programa “Más Educación Menos papeleo”, ha causado, aparentemente, una buena impresión en la mayoría de los actores de la educación costarricense y, hasta ha sido celebrado con gran entusiasmo. Tal ha sido su “aceptación” que no han surgido, hasta la fecha, grupos opositores a la propuesta, excepto algunos comentarios y críticas bien intencionados sobre, la forma, en algunos casos y, el fondo, en otros.

La “aceptación” de esta propuesta y la celebración de la misma, podrían tener su origen, en muchos casos, en la interpretación de la misma, al confundir lo cualitativo con lo cuantitativo y, al confundir, a la vez, alguna terminología utilizada en el título de la propuesta. Lo que podría generar expectativas ilusorias sobre menos trabajo, menos responsabilidad y menos compromiso.

Empiezo resaltando dos términos de carácter cuantitativo contenidos en esta propuesta hecha por el MEP: más y menos. Efectivamente, el programa ha sido denominado “Más educación, menos papeleo”. Aun y cuando en el título de la propuesta la terminología utilizada es propia de cantidad, una lectura minuciosa y objetiva de su contenido, o sea, de su sustancia, es propia de un aspecto íntegramente cualitativo, implicando menos cantidad y más calidad.

Del origen de la propuesta

Debe tenerse presente que la propuesta “Menos papeleo, más educación” tiene un origen claramente identificado, origen que consiste en una declaración; una declaración de algunos “afectados”. Recordemos, siguiendo a los abogados, que para recurrir, o presentar una queja o, en casos más graves, de naturaleza judicial, para presentar una denuncia, debe el recurrente o denunciante estar sufriendo algún perjuicio. Pues, esto ha sido, ni más ni menos, el sentimiento de quienes han originado la propuesta del MEP, un sentimiento de perjuicio. Según declaraciones del señor ministro, este perjuicio, según se quejan los afectados, consiste en que “no nos dejan tiempo para hacer nuestro trabajo, para ejercer realmente como directores del centro educativo, para ser realmente docentes en el aula”.

De acuerdo con don Leonardo Garnier, Ministro de Educación, una de las quejas que más ha escuchado en sus conversaciones con docentes y directores a lo largo de los últimos seis años, es esta: “no podemos trabajar de tanto papeleo que nos piden”. En palabras del señor Ministro, esta queja la ha oído a lo largo y ancho del país, es decir, tanto en zonas rurales como en ciudades, incluida la ciudad capital.

Lo mejor de lo peor

Una expresión que manifiesta don Leonardo Garnier, constituye parte de lo mejor. Manifiesta que, “lo peor… es que es cierto”. Por lo tanto, lo mejor es el reconocimiento del señor Ministro de que “lo peor, es que es cierto” lo relacionado con las quejas de los afectados, administradores y docentes. Ha sido, precisamente, el reconocimiento de la veracidad de las quejas lo que llevó al MEP a proponer el programa “Más Educación, menos papeleo”. Además, siguiendo a don Leonardo, podemos afirmar que, lo peor no es solamente el hecho de que sean ciertas las quejas, sino también, que lo que se ha venido actuando puede ser calificado, tal como lo expresa el señor ministro, como “una maraña de más de 35 comités y comisiones que debe formar y a las que, supuestamente, debe dar seguimiento... aunque sea unidocente”. Pero, lo más grave aún, también en palabras del Ministro de Educación es que “estas cargas no contribuyen en nada a que sean mejores directores; al contrario: el control burocrático mata la creatividad y anula la iniciativa y ni siquiera funciona como control”.

Cantidad o calidad

Al inicio de este artículo mencionaba que la gran aceptación de la propuesta podría deberse, en algunos casos, al hecho de confundir lo cualitativo con lo cuantitativo y, al confundir, a la vez, alguna terminología utilizada en el título de la propuesta.

No olvidemos el título de la propuesta “Más educación, menos papeleo”. No es difícil observar que, en ningún momento la propuesta está dirigida a menos control, concepto este último que tanto los autores clásicos de la administración, como los de la administración moderna, han considerado pilar fundamental para el éxito en la gestión empresarial e institucional; la propuesta está dirigida claramente, a menos papeleo. Menos papeleo o menos papeles no es sinónimo de menos control; más bien, podría ser “sinónimo” de más o mejor calidad, que es lo que busca, precisamente, este programa; habiendo determinado el MEP, en los análisis realizados, producto de las quejas recibidas que, el excesivo papeleo y actividades impuestas a los administradores educativos y a los y las docentes tiene, entre otros efectos negativos, los siguientes: mata la creatividad, anula la iniciativa y, no funciona como control. Temas que trataremos en próximos artículos.

Conclusión

Tal como está planteada la propuesta y, por su origen, es de esperar que los administradores educativos y los docentes, tengamos claro el objetivo de la misma y, así, actuemos en consecuencia. Este objetivo que es la calidad de la educación tiene implícitas, entre otras actividades que derivan de diversos documentos relacionados, publicados por el MEP, las siguientes: Creatividad, Iniciativa y Control, conducentes todas ellas a la calidad de la educación costarricense.

(*)

Contador Público Autorizado
Máster en Educación

Descargar Artículo en formato PDF


No comments:

Post a Comment